sábado, 27 de junio de 2009

EL AMOR

Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no
quería a su esposa y que pensaba separarse. El sabio lo escuchó, lo
miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: "¡Ámala!"... luego
guardó silencio.

- "Pero es que ya no siento nada por ella".
- "¡Ámala!", repuso el sabio.

Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio,
el viejo sabio agregó lo siguiente:
- "Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y
entrega; amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. El
Amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño,
prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté
preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias, mas no
por eso abandone su jardín. Ame a su pareja, es decir, acéptela,
valórela, respétela, dele afecto y ternura, admírela y compréndala.
Eso es todo... ¡Ámela!".

viernes, 26 de junio de 2009

"Conocer" no es sinónimo de "tener conciencia".

Yo puedo conocer que el cigarrillo puede provocar cáncer o el alcohol producir una hemiplejia y sin embargo seguir fumando o alcoholizándome hasta matarme. Asimismo como sociedad podemos conocer el daño de la guerra porque desde niños somos instruidos en una aparente "educación para la paz" y sin embargo seguir asesinándonos los unos a los otros. (¿No tiene este tipo de educación un alcance evidentemente muy limitado?)

La sabiduría es más "ver" que "conocer" o "saber porque podemos ver". Yo puedo "conocer" que el atardecer es hermoso porque me lo han enseñado y sin embargo haber nacido ciego. En orden de jerarquía es más importante "ver"porque este ver posibilita el "saber".

Puedo haberme caído y lastimado muchas veces aún conociendo los nombres y las descripciones de los muebles con los que tropiezo. Sin embargoal encender la luz me doy cuenta que la causa de mis dolores no era mi desconocimiento intelectual sino que simplemente no veía porque la habitación estaba a oscuras. El desorden se hace evidente entonces y un pasado de tropiezos cobra sentido.

Es importante el conocimiento del mundo. Pero es esencial descubrir que sus dolores provienen de nuestra inhibida capacidad de ver. La sabiduría es la facultad de "ver el final desde el comienzo"dotando al sujeto del complemento intuitivo indispensable para abordar creativamente el conocimiento.

Si el educador se entrena a sí mismo y a sus estudiantes en el despertar y el desarrollo de este dontal como se entrenaban los maestros y discípulos de la Antigüedad estará gozando de su oficio con "divina despreocupación" en la certeza de que sus educandos sabrán usar el conocimiento adquirido con la bondad y claridad necesarias para beneficio del bien común.

Bien vale la pena aspirar a la lucidezla belleza y la paz que nos proporciona la sabiduría pues un mundo feliz jamás será posible sin la soberanía de este principio. 
¿Podrán convertirse las instituciones educativas en el espacio lógico en el que se desarrollen estas búsquedas y encuentros?
Es posible. Pero sólo si se crean planes de estudio que lo promuevan y si cada asignatura es enseñada atendiendo a la originalidad de cada estudiante y como espejo que despierte y active esa misma condición virtuosa. Mientras tantoes sano prevenir al estudiante de los riesgos de convertirse en un mero receptor de datos para que entienda la responsabilidad de su auto educació
Daniel Barraco

Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

miércoles, 24 de junio de 2009

El antídoto a la soledad


En un mundo, donde los expertos hablan de un exceso de población,
profanan continuamente nuestro espacio vital, se nos olvidan los rostros, desconocemos los nombres, acallamos las miradas, matamos las palabras.
En un mundo, que reinventamos cada mañana de la misma manera,
en el que nos vestimos con las ropas oscuras de la muerte,
porque se nos olvidaron los alegres colores de la vida,
en ese mundo tan lleno de cosas y tan vacío de humanidad,
  se nos contamina el alma de soledad, mientras impasibles esperamos
  ser salvados por la campana, quien sabe si seremos capaces de escucharla cuando al fin llegue la tan ansiada hora del patio.
La vida no requiere de practica o tal vez sí, si decidimos vivir la vida de otro.
CO-MU-NI-CAR-SE es el antídoto de la soledad.
  Uno puede pensar que es cosa de al menos dos, pero no, a veces es cosa de tan solo uno, primero escucharnos, para luego escuchar, salir fuera de nosotros para encontrarnos con otros yo, hablar con la mirada, con el silencio, con las letras, con el corazón, con la piel, transformar,  crear, descubrir, compartir.

Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

lunes, 22 de junio de 2009

La Abeja Virtuosa

El imaginario simbólico de inspiración animal ha fijado habitualmente su atención en los vertebrados y ha tendido a dejar de lado, pese a su abundancia, el deslumbrante mundo de los bichos sin armadura ósea. Pero si queremos encontrar excepciones tenemos que recurrir inevitablemente a la abeja, el invertebrado que quizá más interés ha suscitado nunca y que ha acabado por verse asociado a un buen puñado de referencias simbólicas e incluso arquetípicas establecidas en la antigüedad clásica y en el período medieval.
Plinio el Viejo expresaba con rotundidad su admiración por nuestro insecto: "Inter omnia [los insectos] ea principatus apibus et iure praecipua admiratio". La abejaes cierto acumula una gran cantidad de rasgos significativos: vive comunalmente, respeta una jerarquía, es trabajadora, se asocia a las flores, tiene unos machos bastante extraños, posee aguijón, construye panales y cosa maravillosa, ofrece la dulcísima miel.

Ya el propio nombre griego de la abeja es todo dulzura: mélitta (o mélissa)directamente relacionado con mélimiel hasta el punto que a veces también mélitta puede aludir a la azucarada pasta. Si vais a un diccionario de griego encontraras un buen puñado de vocablos con la misma raíz, todos de una eufonía innegable. Aristóteles aventuró una explicación de la presencia de la miel en los panal es plenamente consonante con la consideración poética que tenemos de ella.
Así hablaba de que la miel no era fabricada por las abejas -que sí que hacían la cera con la resina de los árboles y del mismo panal con flores- sino que era un producto del aire que caía con las gotitas de rocío, principalmente al salir las estrellas o el arco iris y que las abejas recogían de las flores. Aristóteles dedicó a la abeja amplios párrafos dentro de su obra zoológica con observaciones por lo general más ajustadas que las relativas al origen de la miel. Sin duda recogió buena parte de su información directamente de los apicultores, cosa que hace especialmente valiosa su aportación.
En todo caso el origen de la miel siempre resultó bastante enigmático. Por eso en el Physiologus, prototipo de los bestiarios atribuido a San Epifanio se establece que como la pequeña abeja da admirablemente un fruto que es el origen de la dulzura así también las obras divinas son incomprensibles y admirables para los humanos.

El otro producto por excelencia de la abeja, la cera es motivo también de referencia simbólica. La intervención del insecto como suministrador de materia prima para el cirio pascual es cantada admirablemente en el anuncio de la vigilia de Resurrección verdadera cima de la liturgia cristiana. En el Bestiario toscano por su parte se nos dice cómo la cera es empleada por la abeja para cerrar el panal y que no se pierda o despilfarre su fruto. Esto es un aviso de cómo nosotros tenemos que controlar con la virtud nuestros sentidos para que no sean puerta de cosas malas que nos hagan perder el fruto de las buenas obras. Obras por cierto que podemos hacer sólo si también en eso somos como la abeja: trabajadores, ordenados, humildes y pacientes, siempre pensando en los bienes comunes. Encontramos así una referencia a la laboriosidad de la abeja, cuestión también muy ponderada por los autores antiguos.
Quizás fue Claudio Eliano quien más simpatía manifestó por ella. Nos dice este autor que la abeja añora allá donde el invierno es riguroso, el calorcillo que impide que se entumezcan sus miembros y que uno nunca la verá ociosa si el tiempo acompaña.
Quizás por eso Isidoro de Sevilla encontrará como cosa natural que en Escocia no se den abejas.

Eliano nos hablará asimismo de la animadversión de la abeja hacia la molicie y la lujuria compañeras habituales de la perezay nos da los casos de gente atacada por un enjambre por haberse perfumado con exceso o por haber mantenido relaciones inconvenientes. Ni qué decir tiene lo provechoso que resultó eso para el simbolismo moralizador de la edad media: el aguijón de la abeja como imagen de quien combate el pecado.

La abeja finalmente ha sido alegoría del sentido de la perfección y la justicia. Eliano una vez más ensalzará la construcción de colmenas y panales no sólo por estar bien hechas y ser bellas como los edificios de los monarcas, sino también por no estar relacionadas con el padecimiento de los otros y la esclavitud, diferencia fundamental con lo que hacen los magnates. Semejante sentido del orden justo hará decir a Richard de Fournival en su Bestiaire d'amour que a pesar de ser sorda, la abeja se da cuenta del canto que le atrae y al que obedece por ser expresión de perfección.

martes, 9 de junio de 2009

Lo maravilloso de la Estupidez.


En este mundo tergiversado, donde
"Separado" se escribe todo junto y "Todo Junto" se
escribe separado, procuro rescatar aquellos tesoros que se encuentran enterrados en el
olvido del idioma. Soy un inquieto buscador de la etimología de las palabras, con el fin de poder
comprender la valiosa sabiduría que se esconde detrás de ellas.
Digo, en muchas ocasiones, que "no es lo mismo ser un Idiota, que ser un Estúpido",
haciendo referencia a los orígenes de estas palabras que hoy resultan muy duras, controvertidas
y que llegan a lastimar los corazones de aquellas personas que se sienten condenadas
emocionalmente al escucharlas.
La raíz de la palabra "Idiota" tiene procedencia de la lengua griega "Idios", cuya connotación es
"aislado" o "propio". Era un concepto con que se denominaba a aquella persona que sólo tenía
interés por sus propios asuntos y una indiferencia exagerada sobre los demás.
Cuando Usted se abre a los demás y se dispone a entregar lo mejor de Si Mismo, estará
activando la fuerza del "servicio". Usted puede ejercitar la capacidad de dar, de ser sensible, de
ser abierto a corazón lleno. Ser un "idiota", es el no darse cuenta que la indiferencia es un
síntoma de ceguera del corazón. Abrir los ojos a la vida, es abrir las puertas a la grandeza que
hay en su mano que entrega y en su otra mano, que recibe.
El término "Estúpido", proviene del latín "Stupidus", cuyo significado originario o primitivo es
"Sorprendido", "Asombrado". Lo interesante es que, tanto "Estúpido" como "Estupendo",

tienen la misma raíz etimológica en el verbo "Stupere", que puede traducirse como "Estupor" y
connota "Asombrarse" o "Sorprenderse".
Sorprende aún más todavía, cuando nos damos cuenta que
"Estupendo" es considerado en
nuestro idioma actual como un concepto positivo, y que la palabra
"Estúpido" se ha
tergiversado, formando parte del repertorio de insultos habituales en algunas acaloradas
discusiones.
El científico alemán Albert Einstein decía:
"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la
estupidez humana"
. Tal vez no se refería despectivamente y estaba afirmando que el
universo y el asombro humano no tienen finitud.
Pues bien, el asunto es que Si Usted desea una vida llena de cosas nuevas en la que pueda
experimentar sensaciones y facultades muchas veces dormidas, como la alegría, el
romanticismo, el poder de ser creativo y de ser servicial; deberá tomar la elección de abrir su
corazón y
"sorprenderse" ante cada detalle que experimente. Será el momento de que "su
vida sea estupenda"
y que "ser un estúpido" sea solamente una manera de llamarle a su
gran asombro por la vida misma. Dejar de ser un Idiota, es decir, un egoísta que sólo piensa en
sus intereses personales, para empezar a compartir con el mundo.
Cuando abra sus ojos al iniciar el día, sea Usted mismo quien decida trascender. Agradecer por
las cosas simples de la vida, en lo cotidiano, porque es allí donde existe el asombro a lo sagrado,
es decir, la capacidad de sorprenderse de lo divino en toda la creación: Asombrarse por la belleza
de una simple sonrisa; por la palabra de una boca alejada de la crítica negativa; del juzgamiento
o de la queja; asombrarse de una rosa, de un árbol, de la brisa, de poder respirar, de estar vivo.
Es bueno ser
"Estúpido", tener estupor, asombro; porque aquella persona que no ha podido
sorprenderse de la belleza de las cosas simples y cotidianas, es una persona muerta.


Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

lunes, 8 de junio de 2009

LA PRUEBA

Mira: a punto estás de penetrar en el bosque.
Vas a dejar la casa blanca de la cima,
tan plácida, tan llena de música y sosiego,
y ahí te espera el bosque impenetrable.

Irremediablemente deberás cruzarlo:
el bosque que desciende por ladera escabrosa,
el bosque en que no hay nadie
y el bosque en el que puede haber de todo,
el bosque de humedades venenosas,
morada de lo negro
y de una luz que enturbia la mirada.

Entra en él con cuidado y sal sin prisas,
mas nunca se te ocurra abandonar la senda
que desciende y desciende y desciende.

Mira mucho hacia arriba y no te olvides
de que este tiempo nuestro va pasando
como la hoz por el trigo

.

Allá arriba, en las ramas,
no hay luces que te cieguen si es de día.

Y si fuese de noche,
la negrura más honda la siembran faros ciertos.
Todo lo que está arriba guía siempre

.

Mira, te espera el bosque impenetrable.

Recuerda que la senda que lo cruza
-la senda como río que te lleva-
debe ser dulce cauce y no boa untuosa
que repta y extravía en la maraña.

Que te guíe la música que dejas
-la música que es número y medida-
y que la más alta música te saque,
al fin, tras dura prueba, a mar de luz

Antonio Colinas, poeta

domingo, 7 de junio de 2009

Pensando como un “Martillo”

 
Muchas veces tú puedes estar en un momento de "sin sentido" en tu vida. Es el momento cuando piensas de una manera sientes de  otra y actúas o te comportas de modo diferente a lo que piensas y sientes. Esto es el "sin sentido"o la falta de coherencia en tu vida. Para que logres el equilibro y regreses a tu estado de "integridad"inicia haciendo un análisis de cada acción que realices sin juzgarte. Solo deja que tu corazón actúe liberándote de resentimientos y temores que no son más que sentimientos de culpa que tu mismo ejerces o sentencias sobre ti. Piensa con amor siente con amor y actúa con amor. Notarás que tu vida cobra sentido.
Cuando pienses que la vida es injusta que te toca vivir circunstancias desagradables o difíciles sé paciente. Muchas veces practicar la paciencia te permitirá que la vida vaya acomodándose poco a poco.
Es importante que ayudes a que los sucesos positivos vayan paulatinamente manifestándose para ti imaginando lo que deseas vehementemente hablando de manera positiva hasta en las frases más sutiles y obrando como si ya estuvieras alcanzando tus deseos. Evita quejarte, aléjate de juzgar o condenar, deja ya de poner pretextos o argumentaciones y despréndete de las críticas. Y por sobre todo agradece hasta de los momentos adversos porque de ellos se aprende.
Una vez un peregrino que caminaba por un sendero tuvo una experiencia sobrenatural. Mientras transitaba se abrió el cielo y una poderosa voz fuerte pero amorosa a la vez se dirigió al caminante y le dijo:
- Si recoges algunas piedras del camino y la guardas en tu bolsa, mañana cuando te levantes podrás estar muy feliz y sentir la abundancia o podrás sentirte muy triste.
El viajero aceptó el reto. A medida que caminaba en determinados tiempos de recorrido levantaba pequeñas piedras y las guardaba en su bolsa. Llegó la noche y se dispuso a descansar bajo un árbol para recuperar energías y continuar su viaje al día siguiente. A la mañana temprano el armonioso canto de los pájaros despertó al peregrino. En ese momento recordó el mensaje del cielo por lo que buscó en la bolsa y notó que las piedras que había recogido del camino se habían convertido en hermosas piedras preciosas. Diamantes, safíros y esmeraldas. Y se puso muy feliz porque se había enriquecido. Ya la vez se puso muy triste porque había recogido pocas piedras.
Te propongo "abrir tus ojos". Muchas personas miran las cosas casi con "ceguera". Se la pasan quejándose del trabajo (aunque lo tienen)condenando a las personas (aunque sean queridas)criticando las situaciones o las actitudes (aunque detrás de ellas haya un verdadero aprendizaje).
Si piensas como pensaría un martillo (acerca de tu trabajo de tu pareja, de tu familia, de tus amigos, del mundo o de ti mismo) a todo lo que veas seguramente lo considerarás como un verdadero "clavo" para tu vida.
Procura "abrir tus ojos"reemplazar las creencias negativas y empezar a agradecer por todo cuanto aparece en tu vida ya sean cosas o sucesos adversos o felices.
Aprende a decir GRACIAS. Te aseguro que teniendo plenitud de agradecimiento estarás inconscientemente aceptando y cuando aceptas a la vez te estás desapegando de ello y así las mejores cosas vienen a ti.
Este es un tiempo de nuevas miradas. Valora lo que tienes y no tienes.  La vida es una perfección.

Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

sábado, 6 de junio de 2009

Ayudar

Sabemos ayudar a los demás correctamente?



Juan sólo tenía seis años y quería tener un reloj de pulsera. Cuando se lo regalaron por fin, en Navidad, estaba impaciente por enseñarselo a su mejor amigo, José. La madre de Juan le dió permiso, y cuando su hijo salió de casa le hizo esta advertencia:
-Juan, ahora llevas tu reloj nuevo, y sabes leer la hora. De aquí a casa de José llegas andando en dos minutos; así que no tienes excusa para llegar tarde a casa. Vuelve antes de las seis para merendar.
-Sí, mamá -dijo Juan mientras salía corriedo por la puerta.
Dieron las seis, y ni rastro de Juan. A las seis y cuarto no había aparecido todavía, y su madre se irritó. A las seis y media seguía sin aparecer, y se enfadó. A las siete menos diez, el enfado se convirtió en miedo. Cuando se disponía salir a buscar a su hijo, se abrió despacio la puerta de la calle. Juan entró en silencio.
-¡Ay, Juan! -le riñó su madre-. ¿Cómo has podido ser tan desconsiderado?¿No sabías que yo me iba a preocupar?¿Dónde te has metido?
- He estado ayudando a José... -empezó a decir Juan.
-¿Ayudando a José?, ¿a qué? -le gritó su madre.
El pequeño empezó a explicarse otra vez:
-A José le han regalado una bicicleta nueva por Navidad, pero se cayó de la acera y se rompió y...
-¡Ay Juan! -le interrumpió su madre-, ¿qué sabe de arreglar bicicletas un niño de seis años? Por Dios, tú....
Esta vez fue Juan quien interrumpió a su madre.
- No mamá. No quise ayudarle a arreglarla. Me senté a su lado y le ayudé a llorar...



Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

jueves, 4 de junio de 2009

El chino y el arroz

FLORES,   CHINO Y EL ARROZ

Un  hombre estaba poniendo flores en la tumba de su  esposa, cuando vio a un hombre chino poniendo un  plato con arroz en la tumba vecina. El hombre se  dirigió al chino y le preguntó: -'Disculpe señor,  de verdad cree usted que e l difunto vendrá a  comer el arroz?...- -'Si', respondió el chino,  'cuando el suyo venga a oler sus flores  ...'

Moraleja
: Respetar las  opiniones del otro, es una de las mayores virtudes  que un ser humano puede tener. Las personas son  diferentes,  por lo tanto actúan diferente y  piensan diferente. No juzgues... solamente  comprende..., y si no lo puedes comprender...  OLVÍDALO.
Recuerda las 5 simples reglas para  ser feliz:

1. Libera  tu corazón del odio.

2. Libera tu mente de preocupaciones.

3. Vive  sencillamente.

4. Da  más.

5. Espera  menos.

'Envejecer es obligatorio, crecer es  opcional'



Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

miércoles, 3 de junio de 2009

Y si no fuera malo?

¿Y si no estuviera "mal"?
¿Y si NO "fuera malo" sentir celos, envidia, avaricia, lujuria, odio...?

Epa! !
¿Cómo que no?!
A ver: revisémoslo.

Nos hemos criado en una cultura, que ha encontrado una "solución espiritual" extraordinaria, para todos esos matices emocionales:
NO SENTIRLOS.

O, peor aún, LUCHAR CONTRA ellos.

Sin embargo, los resultados no parecen ser muy alentadores:
hay en el mundo externo tanta reyerta, como en el mundo interno.

Tal vez exista otra solución.

Es más:
quizás se trate de una solución más evolucionada, pues a lo mejor es tan bárbaro ejercer la violencia interna para exterminar nuestras emociones primitivas, como acribillar en el afuera a quienes supuestamente son "los malos".

Borges definió muy bien estos medios de "mejoramiento social",  al describir la represión de estado:
"Se comieron a los caníbales".

Nuestro cerebro está constituido por distintas capas:
la más nueva es la corteza cerebral (por eso se llama neocórtex), un logro evolutivo propio del animal humano.

Pero en las capas más profundas, el animal humano es idéntico al animal no-humano:
el "corazón" del cerebro está constituido por el cerebro límbico, que compartimos con los animales de otras especies.

Ése es nuestro cerebro más primitivo, entrenado para funcionar a partir del instinto, de allí, que esas emociones sean tan VIRULENTAS:
han cumplido durante milenios funciones ligadas a la supervivencia.

Aspirar a no sentir esas emociones, es tan arrogante o insensato... como pretender ser ángeles!

ES NATURAL QUE ESTÉN, y un corazón no es menos puro por sentirlas.

La ética empezará, en todo caso, al momento de TRADUCIRLAS EN CONDUCTA.

Podemos aprender a AUTO-OBSERVARLAS, a escucharlas, sin ejercer violencia interna.

¿O acaso le pegas a tu gato o a tu perro, cuando está celoso?

En el Taoísmo se habla de "domesticar las emociones".

NO LUCHAR CONTRA lo que siento, el NO JUZGARLO COMO "MALO", ayuda a que uno NO LO NIEGUE NI LO REPRIMA, pues con ello sólo se logra una cosa:
ENFERMEDAD.

Si, en cambio, LO ACEPTO TAL CUAL ES, advierto que ese sentir NO SOY YO:
sólo UNA PARTE de mí.

Siento envidia, pero también hay en mí afecto; tengo rencor, y a su vez compasión.

De ese modo, la inteligencia del Inconsciente va dirigiendo el proceso, y las emociones antes rechazadas se vuelven una vía de conocimiento.

No se trata tanto de CAMBIAR ESA EMOCION EN SÍ, sino EL MODO EN QUE ME VINCULO CON ELLA.

Quizás una persona de corazón puro sea, entonces, la que también experimenta emociones primitivas, pero trabaja sobre ellas, para hacerlas conscientes, y elegir qué si ejercerlas o no.

En síntesis, aprender a convivir gentilmente con el animalito interior.

AUTOR??

Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

martes, 2 de junio de 2009

De La Sociedad de los Poetas Muertos.

  
              No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, 
     sin haber sido feliz, 
sin haber aumentado tus sueños. 
No te dejes vencer por el desaliento. 
                No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, 
que es casi un deber. 
No abandones las ansias de hacer de tu vida
algo extraordinario. 
No dejes de creer que las palabras
y las poesías, 
sí, pueden cambiar el mundo. 

Pase lo que pase, nuestra esencia está intacta. 
Somos seres llenos de pasión. 


La vida es desierto y es oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos enseña, 
nos convierte en protagonistas 
de nuestra propia historia.

 Aunque el viento sople en contra
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa. 
No dejes nunca de soñar,
 porque sólo en sueños  puede ser libre el Hombre. 


No caigas en el peor de los errores:

el silencio.


La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.

   "Emito mis alaridos por los techos
de este mundo", 
dice el poeta. 

Valora la belleza de las cosas simples. 
Se puede hacer bella poesía, sobre pequeñas cosas. 
No traiciones tus creencias, 
porque no podemos remar en contra de nosotros mismos:
 Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca ,
tener la vida por delante. 

Vívela intensamente, sin mediocridad. 

Piensa que en ti , está el futuro 
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron ,
de nuestros "Poetas Muertos",
te ayudan a caminar por la vida.

La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "Poetas Vivos".

No permitas que la vida te pase a ti
sin que la vivas ....


Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es

lunes, 1 de junio de 2009

Coraje

Para  vivir  es  necesario coraje. Tanto la semilla intacta como la que rompe su cáscara , tiene las mismas propiedades. Sin embargo, sólo la que rompe su cáscara  es capaz de lanzarse a la aventura de su vida.
Esta aventura requiere una osadía : descubrir que no se puede vivir  a través de la experiencia de los otros y estar dispuesto a entregarse.
No se puede tener los ojos de uno , los oídos de otro, para saber de antemano lo que va a ocurrir; cada experiencia es diferente a la otra.
No importa lo que me espera ,yo deseo estar con el corazón abierto par recibir . Que yo no tenga miedo de poner mi brazo en el hombro de alguien. Que yo no tema hacer algo que nadie hizo antes.
Déjenme ser tonto hoy, porque tal vez mi tontería es todo lo que tengo para dar esta mañana, quien sabe , quizás sea un poco mejor , y , hasta quizás un poco más sabio.
Cuando dos personas se encuentran deben ser como dos lirios acuáticos  que se abren lado a lado , cada una mostrando su corazón dorado , y reflejando el  lago , las nubes y los cielos.
No logro comprender por qué un encuentro  genera siempre lo contrario de esto: corazones cerrados y temor a los sufrimientos.Hay que animarse  a vivir.(Desconozco su autor)



Jaume Guinot
Ciudadano del mundo
http://www.adaip.es