jueves, 9 de septiembre de 2010

El esfuerzo de la mariposa

Hace mucho tiempo una pequeña abertura apareció en un capullo; un hombre que pasaba por el lugar se sentó y observó a una pequeña mariposa tratando de salir de aquel capullo, mientras ella se esforzaba para hacer que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.
Después de un rato , el hombre al notar que la mariposa no podía salir de aquel capullo , que la pequeña mariposa hacia su mejor esfuerzo pero nada que podía salir , el hombre tomo la decisión de ayudarla.
El tomó una tijera y abrió el capullo. La mariposa pudo salir fácilmente.
Pero su cuerpo estaba marchito, era pequeño y tenía las alas arrugadas.
El hombre siguió observándola porque esperaba que, en cualquier momento, las alas se abrieran y estirasen para ser capaces de soportar el cuerpo, y que éste se hiciera firme.
pero después de un rato , nada sucedio …

pasaron los días , los meses y la mariposa nunca logro fortalecer sus alas ,
ella nunca fue capaz de volar.
Lo que el hombre, en su gentileza y su voluntad de ayudar no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura, era la forma en que Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa, fuese a sus alas, de tal modo que ella estaría lista para volar, una vez que se hubiese liberado del capullo.
Algunas veces, el esfuerzo es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida.


--
Jaume Guinot
Gabinete de Psicologia - Colegiado 17674
Web:
http://www.psicologiagranollers.com
Blog:
http://psicologiagranollers.blogger.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario