martes, 21 de diciembre de 2010

Los Tres Santos

En cierto lugar de Rusia había un lago que se hizo famoso por que había tres santos. Miles de personas viajaban hasta el lago para ver a estos tres santos.
El sumo sacerdote del país se asustó. ¿Qué está pasando? Nunca había oído hablar de esos "santos" y la Iglesia no los había reconocido; ¿quién los había canonizado?.

Pero la gente estaba enloquecida, llegaban muchas noticias de que hacían milagros, así que el sacerdote tuvo que ir para ver cómo estaba la situación. Fue en un barco hasta la isla donde vivían todos esos pobres; no eran más que pobres, pero eran muy felices porque sólo existe una clase de pobreza, y es la pobreza del corazón que no puede amar. Ellos eran pobres pero eran ricos, eran las personas más ricas que pueda haber.
Estaban felices sentados debajo de un árbol, riendo, divirtiéndose y disfrutando. Al ver al sacerdote se inclinaron, y el sacerdote dijo: -¿Qué estáis haciendo ahí? Hay rumores de que sois grandes santos. ¿Sabéis rezar?
Al ver a esas tres personas personas el sacerdote se dio cuenta inmediatamente de que eran analfabetos, un poco idiotas, felices pero tontos. Ellos se miraron y dijeron: -Lo sentimos, señor, pero como somos ignorantes no sabemos la oración autorizada por la iglesia. Pero hemos inventado nuestra propia oración, está hecha en casa. Si no se ofende se la podemos enseñar. El sacerdote dijo: -De acuerdo, enseñadme vuestra oración.
-Hemos pensado mucho –dijeron-, aunque no somos grandes pensadores, somos brutos, somos campesinos ignorantes. Entonces decidimos hacer una oración sencilla. En el cristianismo Dios es una Trinidad, tres personas: Dios Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Nosotros también somos tres. De modo que hicimos esta oración: "Vosotros sois tres, nosotros somos tres, tended piedad de nosotros". Esta es nuestra oración: "Somos tres, vosotros sois tres, tended piedad de nosotros".
El sacerdote estaba muy enfadado, casi encolerizado.
-¡Qué tontería! –dijo-. Nunca había oído una oración como ésta. ¡Se acabó! Así no podéis ser santos. Sois estúpidos.
Se postraron a sus pies y dijeron: -Enséñanos la verdadera oración, la auténtica.

Él les dio la versión autorizada de la oración de la Iglesia ortodoxa rusa. Era larga, complicada; había palabras difíciles, grandilocuentes. Los tres santos se miraron, les parecía imposible, la puerta del cielo estaba cerrada para ellos.
-Por favor- dijeron-, vuelva a repetirla porque es muy larga, y nosotros somos incultos. –La volvió a repetir-. Otra vez, señor -dijeron-, por que se nos va a olvidar y la diremos mal. De modo que se la volvió a repetir. Ellos le dieron las gracias de todo corazón y él se sintió muy bien por haber hecho una buena obra, devolviendo a estos tres idiotas a la iglesia.
Se fue en su barco. En medio del lago no podía creer lo que estaba viendo . . . ¡los tres hombres, los tres idiotas venían corriendo por encima del agua! –Espere . . . –dijeron- ¡se nos ha vuelto a olvidar!
¡Esto es increíble! El sacerdote cayó a sus pies y les dijo: -Perdonadme. Seguid rezando vuestra oración.
Cuento de León Tolstoi.


--
Jaume Guinot
Gabinete de Psicologia - Colegiado 17674
Plaça Arts 4 08401-Granollers
Movil: 637425287
Web:http://www.psicologiagranollers.com
Blog:http://psicologiagranollers.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario