martes, 12 de abril de 2011

Energía y Sensaciones

Confiamos en nuestros cuerpos para que nos digan cuándo estamos
sufriendo dolor; y el cuerpo, como la mente, sigue pautas familiares.
Los hipocondríacos, por ejemplo, consideran la primera señal de
malestar como un mensaje claro de que están gravemente enfermos.
Muchas personas deprimidas, por ejemplo, interpretan el agotamiento
como depresión. Como no han dormido bien o han trabajado de más,
interpretan la fatiga como síntoma de depresión. La manera de manejar
estas sensaciones es despojarlas de la interpretación. En vez de estar
triste, considera esto como la energía de la tristeza. Como el
cansancio, la tristeza tiene un componente corporal que puede
descargarse.
En vez de ser una persona ansiosa, maneja la energía de la ansiedad.
Todas las energías se descargan del mismo modo:
Respira profundamente, permanece sentado en silencio, y percibe la
sensación en tu cuerpo.
Percibe la sensación sin juzgarla. Sólo retenla.
Permite a los sentimientos, pensamientos o energías que quieran
surgir, que lo hagan. Esto por lo general significa escuchar la voz de
la ansiedad, la ira, el temor o el dolor de haber sido lastimados.
Permite que las voces digan lo que quieran decir. Escucha y comprende
qué está ocurriendo.
Deja que la energía se disperse todo lo que pueda. No exijas una
descarga completa. Piensa que tu cuerpo soltará la energía acumulada
que pueda.
Luego de unas horas, o al día siguiente, repite todo el procedimiento.
Éste parece un régimen muy estricto, pero lo único que se te pide es
que dediques cinco minutos al día a cualquiera de estas áreas. Los
pasos pequeños producen grandes resultados. La conciencia simple es la
normal en la naturaleza; el sufrimiento y las complicaciones que lo
mantienen en marcha no son naturales, y mantener toda esa complejidad
es un gasto inútil de energía. Al esforzarte todos los días por
alcanzar un estado más simple, estás haciendo lo mejor que alguien
puede hacer para terminar con el sufrimiento: arrancar las raíces de
la irrealidad.
Deepak Chopra.
Jaume Guinot
Ciudadano del mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario