miércoles, 29 de junio de 2011

Sueños de pago

de Cien Palabras de Jordi Cebrián
Me pagaban por soñar. Cada noche me encontraba con ellos en un sotano
húmedo y oscuro, donde bebía sus hierbas y dormía sobre un suelo
alfombrado, mi mente elaborando las ficciones que, de algún modo, les
nutrían. No sé qué hacían con mis sueños, pero recuerdo haber
vislumbrado personas que habitaban mis ensoñaciones y se escondían
tras mis fábulas y mis terrores, espectadores voraces de las mentiras
que mi cerebro ideaba. Al principio tuve miedo de que me dañaran
mientras dormía, pero pronto supe que sólo en sueños corría peligro, y
por ello evitaba soñar con cuchillos o con hachas.
Jaume Guinot
Ciudadano del mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario