jueves, 29 de septiembre de 2011

Perdido

de Cien Palabras de Jordi Cebrián
Quise cortar camino y me vi metido en un laberinto enrevesado de
callejuelas estrechas, perdído de la manera más absurda, cuando ya
oscurecía, en una zona de la ciudad que creía conocer perfectamente.
No circulaban coches, ni gente, ni quedaban ya portales o ventanas que
dieran a los lugares angostos por donde pasaba. Sólo el interminable
deambular entre sombras. Intenté volver atrás deshaciendo mis pasos,
procurando recordar los lugares por donde ya había pasado y los giros
que tomé. No sirvió de mucho. Creo que habían pasado varias horas
cuando te encontré y ahora al menos buscamos juntos la salida.

Jaume Guinot
Ciudadano del mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario